Debido a la falta de camarines que se tiene en el estadio “Gilberto Parada” de la localidad de Montero y con la salvedad de que hoy se debe jugar una fecha doble en ese escenario, los administradores improvisaron un camarín debajo de las graderías del estadio para albergar a los jugadores del cuadro de Real Potosí que debe jugar con Sport Boys desde las 17:15 horas, esto provocó la molestia del club potosino.

Las imágenes que fueron subidas a las Redes Sociales, causaron nuevamente las críticas de propios y extraños dando a conocer que algunas cosas en el fútbol boliviano están de mal en peor porque existen escenarios deportivos que no están aptos para albergar encuentros de primera categoría.

El pasado fin de semana, Mario Cuellar sufrió una lesión y tuvo que ser trasladado en una vagoneta a un centro de salud debido a que en el estadio “Ramón Aguilera Costas” no existía un chofer para llevar la ambulancia, este hecho bochornoso generó una serie de críticas al fútbol boliviano, ahora la historia se repite con la falta de condiciones en el “Gilberto Parada”.

“La caldera del diablo” albergará en esta jornada dos encuentros, y este jueves será utilizado por tercer ocasión con el cotejo entre Guabirá y San José, todo apunta que para el encuentro con el “santo el gramado este en malas condiciones por el uso excesivo