La mayoría de los jugadores de San José tienen contrató con la institución solo hasta fin de gestión y el futuro para la próxima temporada es incierto, más aún cuando el tema institucional en el cuadro de la “V” azul no está solucionado y el ámbito de las elecciones avanza a paso lento, el técnico del plantel orureño, Miguel Ponce, advierte sobre esta situación y señala que el 80% de los futbolistas podrían dejar la institución al final de la temporada.

Al no tener una cabeza visible al frente de la entidad “santa” y con la proximidad del fin de sus contratos, varios jugadores del primer plantel tiene la posibilidad de emigrar a otros planteles merced a ofertas que son habituales en esta época cuando comienza el “golondrineo de pases”.

Miguel Ponce director técnico de San José

Para el cuadro de San José esta situación lo tiene en desventaja, pues al solo tener un presidente de forma interina, no se puede hablar de forma clara sobre posibles contrataciones para la temporada 2020, más cuando aún se tienen sanciones internacionales por incumplimiento de pago a exjugadores y extécnicos.

Para el técnico Miguel Ponce, esta semana será crucial para el cuadro orureño con respecto a ese tema, ya que de no darse visos de una solución clara, es posible que el 80% de los jugadores ya no estén con el plantel en el 2020 ya que también tienen ofertas de otros equipos, algo que es habitual.

Mencionó que actualmente no hay alguien con quien se pueda conversar de forma clara sobre este tema y a pesar que de muchos la intención es quedarse, a causa de este vacío no se puede hacer nada y lo más lógico sería que de una vez aparezca alguien que pueda hacerse cargo de la institución.

De momento la palabra de Ponce es que se quedará junto a los jugadores hasta el último encuentro contra Guabirá y de ahí en adelante su futuro es incierto, lo propio pasa con los jugadores del primer plantel.

De momento ya se conformó el comité electoral y se cumplieron con las primeras reuniones para elaborar la convocatoria correspondiente pero el tiempo apremia y las necesidades del club son urgentes.

De la mayoría de los jugadores, sus contratos finaliza a fin de año