El campeón del mundial de clubes, Liverpool, encajó su primera derrota después de 44 partidos en la Premier League y tiró a la borda toda su ilusión de coronarse campeón de manera invicta, privilegio que solo lo tiene el Arsenal (2003-04).

Con dos goles del senegalés Ismaila Sarr, y uno de Troy Deeney, el humilde Watford goleó por 3 a 0 al conjunto de Jurgen Klopp en el estadio Vicarage Road, ante la sorpresa de propios y extraños.

Los «reds «, que el pasado fin de semana igualaron al Manchester City de Pep Guardiola el récord de victorias seguidas en la competición inglesa (dieciocho) pero con un puñado de registros históricos pendientes aún por cumplir, se estrelló ante un rival de menor fuste, que tan solo tiene como objetivo evitar el descenso de categoría.

Watford llevaba seis partidos sin ganar, cinco en la Premier, sonrojó a los “reds” con las anotaciones de Ismaila Sarr por doble partida y Troy Deeney, todos en la segunda etapa.

El elenco dirigido por Klopp se presentó al estadio de Vicarage Road como el virtual campeón ya que con 22 puntos de ventaja sobre su inmediato seguidor (M. City) con la esperanza de seguir por el camino correcto, sin embargo se derrumbaron, sufriendo su segunda derrota en pocos días, ya que por la Champions League también sucumbieron, esa vez el verdugo fue Atlético de Madrid (1-0).

Sin embargo, con cuatro victorias en sus últimos 10 partidos lograrán el añorado campeonato después de 30 años, pero no podrán hacerlo de manera invicta.

Arsenal era el principal interesado en que Liverpool perdiera un partido en la Premier y el Watford le cumplió el deseo.

Los Gunners comandados en ese entonces por Arsene Wenger, son el único campeón invicto en la Premier League, con 38 partidos, 28 victorias y 12 empates, marca que logró en la temporada 2003-04.