El exastro brasileño fue puesto en libertad luego de soportar 171 días de detención en Paraguay, donde había sido arrestado por portar pasaporte guaraní falso.

Después de más de cinco meses de estar detenido, Ronaldinho quedó libre y podrá retornar a su país

Ronaldinho estuvo recluido durante un mes en una instalación policial de Asunción, pero después del pago de una fianza fue trasladado a un hotel de cinco estrellas en el que era el único huésped junto a su hermano, capturado por el mismo cargo.

El juez del caso, Gustavo Amarilla, accedió a los pedidos de libertad de los abogados del exfutbolista luego de que este y su hermano comparecieran en su despacho.

Ronaldinho debió pagar una indemnización final de 76.000 euros (619.400 bolivianos) para la “reparación de daños sociales”, mientras que el monto asignado a su hermano fue de 93.000 euros (757.959 bolivianos).

Sin embargo, su caso podría ser tomado por la justicia de Brasil, pues se les habría obligado a fijar residencia en ese país y a presentarse ante la Justicia cada tres meses durante un año.