Un hecho no menor que se vio en el gramado del estadio “Jesús Bermúdez” el reciente domingo en ocasión del triangular amistoso, fue el colapso del sistema de drenaje del escenario que derivó en varios charcos de agua principalmente en la parte Sur del campo deportivo, esto se debe a que el sistema ya está obsoleto y se necesita una renovación casi total según indicaron las autoridades.

Tras el fuerte granizo que cayó el pasado sábado en horas de la tarde y la llovizna la madrugada del domingo, el gramado del estadio departamental sufrió las consecuencias y se generaron varios charcos, principalmente en la parte Sur, antes del encuentro por la Copa “Simón Bolívar”, personeros del Servicio Departamental de Deportes (Sedede), dirigente de la Asociación de Fútbol Oruro (AFO) y otros, trataron de sacar el exceso de agua, pero aun así se mantuvieron charcos que perjudicaron el normal desarrollo de la jornada deportiva.

El director del Sedede, Waldo Quinteros, en contacto con LA PATRIA, aseveró que el sistema de drenaje que se tiene en el gramado es de vieja data (más de 20 años) y que por ello en algunos sectores ha colapsado por completo por lo que se necesita realizar un recambio y mantenimiento casi total de todo el campo deportivo, junto con otros trabajos que en su momento fueron observados por personeros de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) en ocasión de la participación de San José en Copa Libertadores.

Mencionó que se hizo algunas averiguaciones y se tienen propuestas y presupuestos para cumplir con trabajos de cambio del drenaje, modificación de la pendiente y mejora del césped del escenario, pero lo que falta es tiempo para ejecutar las obras tomando en cuenta que el gramado se utiliza los fines de semana para albergar los encuentros por el torneo local, Copa “Simón Bolívar” y la División Profesional.

Indicó que por lo menos se necesita un mes y medio para cumplir con estas tareas y actualmente ese tiempo no se lo tiene, de todas formas se realizan algunos trabajos alternativos para que en cierta medida las partes laterales del drenaje puedan seguir en funcionamiento y minimizar la cantidad de agua que cae en estos días a causa del temporal.