El portero del plantel de San José Carlos Emilio Lampe se cansó de las promesas del presidente Wilson Martínez y se declaró en paro argumentando que desde que llegó a la institución orureña, la dirigencia no le pago ningún salario y por el contrario se le habría excluido del porcentaje que se dio recientemente para cubrir el sueldo del mes de junio.

“Yo nunca había querido comentar la situación yo no he cobrado ningún sueldo desde que llegue al club y es más encima le he prestado mucho dinero al club de mi bolsillo y todo tiene un límite, la paciencia se termina”, aseveró el golero.

Afirmó que prestó un buen monto de dinero a la institución por el cariño que le tiene al club, pero que a cambio solo recibió promesas de pago que nunca se cumplieron, por esa razón tomo la decisión de no entrenar mientras la dirigencia no solucione su problema.

Otro de los temas que le molesta, es que a pesar de los anuncios, su habilitación para jugar en el torneo Clausura aún no está concretada con lo que se perjudica él y los demás refuerzos que llegaron para este semestre.