River Plate le propinó otro duro golpe a Boca Juniors al eliminarlo en la Bombonera y clasificarse para la final de la Copa Libertadores 2019, pese a perder por 1-0 este martes y aprovechar el 2-0 conseguido en el partido de ida en el Monumental.
El único gol del partido lo hizo el venezolano Jan Hurtado, que comenzó en el banquillo, a los 80 minutos.
La salida de los equipos al campo estuvo precedida por un importante espectáculo de fuegos artificiales.
Ambos equipos posaron juntos y se retrataron con un mensaje en contra de la violencia en el fútbol.

El inicio del partido se retrasó unos quince minutos porque empleados del club tuvieron que retirar papeles que arrojaron los hinchas que impedían vislumbrar las demarcaciones del campo.

Durante los primeros 45 minutos, Boca Juniors buscó generar peligro a través de largos y altos envíos para Ramón ‘Wanchope’ Ábila, su ariete. Pero River aguantó con solvencia los embates.
El comienzo del segundo tiempo fue muy parecido al primero. Boca atacó pero chocó contra la línea defensiva de River, que no logró inquietar de contraataque. El trámite no varió demasiado. Boca avanzó con ímpetu pero sin ideas y River se defendió con seguridad.
Pero a diez minutos del final, Hurtado, que había ingresado poco antes, anotó el 1-0 tras desviar sobre la línea un tiro libre que envío Alexis Mac Allister y cabeceó Lisandro López.
En diciembre del 2018, River Plate se consagró campeón de la Copa Libertadores al vencer a Boca Juniors en la final que se jugó en Madrid (España).