La vigésima primera fecha del torneo Clausura quedó suspendida por la falta de condiciones para llevar adelante los siete partidos que fueron programados en principio para el miércoles 6 y jueves 7 de noviembre. El fútbol boliviano va a su quinta jornada sin desarrollar sus cotejos por los conflictos sociales.
«La situación del país sigue igual y no podemos jugar de esa manera. Hay preocupación de los clubes, porque ellos son los que mantienen al fútbol con su propia plata y por esta situación están viéndose afectados, principalmente, en la parte económica», declaró Robert Blanco, vicepresidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

En Santa Cruz, Destroyers debía recibir a Always Ready


A dos días para la fecha 21, hay equipos que no han entrenado, hay ciudades capitales que continúan bloqueadas y los clubes siguen erogando gastos sin percibir ingresos desde hace dos semanas. Blanco indicó que para la reanudación del certamen los planteles han requerido de cinco días de preparación con elenco completo.
Hasta el momento ni la Federación ni la División Profesional convocaron a los clubes a ninguna reunión. Blanco conversó vía teléfono con dirigentes de los equipos que solicitan esta junta que podría llevarse adelante este jueves en Cochabamba.

En Cochabamba estaba programado el clásico del valle

En el caso de San José, en la fecha 17 la primera en suspenderse, el equipo “santo” debía jugar ante Sport Boys en Oruro, luego en la 18 debía visitar a Royal Pari en Santa Cruz, en la fecha 19 se tenía programado el partido contra Oriente Petrolero en Oruro, en la 20 el rival era Wilstermann en Cochabamba y ahora en la 21 San José debía jugar contra Bolívar en Oruro.

A este paso es muy probable que el campeonato -si es que termina- sería en vísperas de Navidad.

San José debía jugar este miércoles frente a Bolívar en Oruro