Tras las fallidas reuniones de la semana pasada, de momento la Federación Boliviana de Básquetbol (FBB) no se pronunció sobre cuál será el futuro de la Liga Boliviana de Básquetbol (Libobásquet) rama femenina, certamen que quedó suspendido tras cumplirse la tercera fecha, los clubes participantes están a la espera de que el tema sea solucionado ya que el tiempo pasa y los gastos se incrementan.

Desde el pasado 19 de octubre cuando se cumplieron los últimos encuentros por este campeonato, la Libobásquet quedó suspendida sin fecha definida, esto principalmente por los conflictos que se van suscitando en el territorio nacional, la pasada semana se convocó a reuniones con el fin de dar solución a este entuerto, pero los delegados de los clubes no pudieron llegar a Cochabamba, donde debía desarrollarse la asamblea, por lo que se suspendió dicho encuentro.

Alemán de Oruro es el más perjudicadado, hasta la fecha jugó un solo partido

Fueron dos ocasiones, miércoles y sábado que los dirigentes no pudieron reunirse y desde entonces la FBB no se comunicó con los clubes para concretar otro encuentro, mientras tanto el tiempo sigue corriendo y ya se tiene casi cuatro semanas sin que retorne el básquetbol nacional en su rama femenina, esto se complica ya que en algunas regiones como Cochabamba, Santa Cruz y La Paz los conflictos no cesan y es poco probable que bajo esas condiciones se pueda reactivar la Libobásquet.

Los responsables de los clubes manifestaron que el problema económico pasa por sustentar los gastos de los sueldos a jugadoras, principalmente extranjeros que llegaron a reforzar los equipos y que tiempo que pasa se tiene la dificultad de que se deben alargar contratos por el tiempo en el que concluirá el torneo y esto hace ver que dichos gastos se incrementarán.

Carl A-Z tenía la esperanza de retener el título, marcha primero en su grupo, pero la motivación se desvanece