Sport Boys regresó al trabajo recién la tarde del lunes, en la cancha auxiliar del estadio “Samuel Vaca Jiménez”, con una sesión liviana encabezada por el entrenador Mauro Blanco. Desde que el paro cívico en Santa Cruz se instaló, el elenco azul dejó de entrenarse y con apenas dos días de preparación irá a visitar a San José.
La primera práctica se llevó adelante este lunes, este martes será la segunda jornada de trabajo y el miércoles la delegación saldrá con rumbo a Oruro, donde el jueves (20:00) enfrentará a los “santos” por la décima séptima fecha del Clausura.
«No es imposible. Sé a lo que me estoy metiendo. Es un campo muy duro en el cual estoy, pero con la convicción y certeza que estoy rodeado de buenas personas y con el granito de arena de todos podemos sacar adelante al club», declaró Blanco tras ser presentado como entrenador.
El “toro” está en el fondo de la tabla acumulada, en la zona del descenso directo de categoría. También ocupa el último sitio en el Clausura. Necesita ganar la mayor cantidad de puntos en las diez fechas que restan y esperar que Aurora y Destroyers pierdan.
El técnico negó la existencia de un contrato con la institución warneña. «Nada, solamente lo hago por solidaridad para darle el hombro a este equipo. Es tiempo de ser solidario. La unidad ha demostrado que puede más».