La directiva de San José anticipó que el presupuesto de la planilla que se manejaba en el 2019 que bordeaba los 200 mil dólares, será reducido en un 40%, esto con el fin de cumplir con los jugadores y evitar el surgimiento de nuevas deudas, además de saldar las cuentas pendientes dejadas por las anteriores directivas.

Las deudas heredadas de anteriores directivas es uno de los problemas centrales para que la nueva dirigencia pueda trabajar con normalidad, los casos de Julio Cesar Uribe y José Luis Tancredi son los más urgentes porque son demandas ante la FIFA que impide realizar nuevas contrataciones.

A eso se suma los sueldos devengados al cuerpo técnico de Miguel Ponce y los jugadores de la pasada temporada que llegan a más de cuatro meses.

Por tal razón la dirigencia pretende actuar con mesura en este 2020 y evitar que el club se endeude más porque no se tiene recursos propios y todo saldrá de la inversión prevista por el presidente Marcelo Flores, es por ello que se estableció reducir el costo de la planilla en un 40%, vale decir, que el presupuesto para el primer plantel no superará los 120 mil dólares por mes.

En cuanto a las nuevas contrataciones, la dirigencia anticipó que en próximos días se conocerá al nuevo estratega y quienes reforzaran el plantel en este año, además que existe un compromiso firmado por el presidente Marcelo Flores para subsanar los conflictos económicos en el cuadro orureño que también fenece este fin de semana.