Las cosas en el plantel de San José lastimosamente no mejoran, los jugadores que llegaron para subsanar su parte contractual con el club, decidieron no firmar ningún contrato hasta que se les cancele por lo menos un mes de salario. Existe nuevamente la posibilidad de que el elenco orureño quede en el limbo ya que la dirigencia analiza su renuncia a raíz de las presiones de la hinchada y la posición de los jugadores.

La tarde de este miércoles, se vivieron momentos de mucha incertidumbre ya que alrededor de 12 jugadores del primer plantel se hicieron presentes en las oficinas del club con la intención de arreglar su situación contractual y cobrar por lo menos un mes de salario, aspecto que había sido parte del compromiso por parte de la dirigencia.

Pero al momento de entablar las negociaciones, se conoció que faltaba la presencia de los representantes de la institución inversora que se hará cargo del club, por lo que se tuvo que esperar varias horas para iniciar las reuniones, entretanto que en las afueras un buen grupo de hinchas aparecieron y presionaban a la dirigencia para que pueda subsanar el problema o caso contrario que renuncie.

Por la noche se conoció que hubo principio de acuerdo con algunos futbolistas pero todo quedo en “saco roto” debido a que no se cumplió con la cancelación del mes de salario que es lo que piden los futbolistas, se fijó un nuevo plazo hasta hoy a mediodía para sobrepasar ese escollo.

El presidente Marcelo Flores, manifestó que analiza la posibilidad de dar un paso al costado porque no se puede trabajar con este tipo de presiones, en tanto que los jugadores analizaran cuál será su futuro de no darse una solución factible a sus pedidos.