Este martes en horas de la tarde, el gobernador del departamento Zenón Pizarro Garisto, tuvo una reunión importante en la ciudad de La Paz con los dirigentes de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), para conocer a profundidad cual es la situación actual del cuadro de San José y cómo se lo podría sacar del mal momento que atraviesa.

En contacto con LA PATRIA, manifestó que lastimosamente hay algunos procesos que avanzan muy lentamente y que eso imposibilita la habilitación de nuevos jugadores cuyo plazo fenece el próximo 30 de marzo, aspecto que preocupa ya que son tres casos especiales que se deben solucionar a la brevedad posible.

Indicó que los representantes de la FBF le informaron que el caso más urgente a subsanar es la de Cesar Uribe la cual tuvo cierto avance, es decir que si en estos días este caso se subsana el cuadro “santo” podrá habilitar a los jugadores que tiene actualmente en su plantel. Señaló que los plazos corren ya que el tema de Nahuel Quiroga aún está paralizado y debe aprovechárselo ya que desde el 13 de marzo ingresará otro caso sobre el tema de Juan Manuel Leroyer lo cual podría dificultar aún más este tema de las habilitaciones.

La autoridad manifestó que lastimosamente los directivos del “santo” aún siguen poniendo trabas, es el caso del asesor del club orureño con quien se encontró en La Paz y le manifestó que no podía hacer ninguna acción porque no es dirigente de San José, Pizarro aclaró que efectivamente no es dirigente ni mucho menos socio, pero que de alguna forma se debe buscar alguna solución en la institución orureña, mencionó que está a la espera de que el Tribunal de Honor pueda dar legalidad al tema de que más instituciones e Hinchas puedan tener más facultades para apoyar al cuadro orureño de una manera más efectiva y avanzar en el proceso de declaratoria del club como patrimonio orureño.

Mencionó que entre martes y miércoles tendrá otras reuniones con empresarios y personas que quieren ayudar al club y que se hará un informe al respecto a través de las reuniones que se convoque por parte de quienes están interesados en salvar al club.