Ricardo Pedriel domina el balón ante la marca de su adversario

Con un marcador apretado pero que les sirvió para quedarse con la victoria y con un gol en contra, el plantel de Peñarol superó al equipo boliviano Wilstermann por 1-0 la noche del miércoles en el estadio Campeón del Siglo, de Montevideo por el Grupo 3 de la Copa Libertadores.
En un partido en el que el equipo boliviano propuso su juego pero no pudo marcar la diferencia, el elenco uruguayo dio un paso importante en este campeonato en el que avanza de manera rápida y con un marcador adverso para los visitantes, cuyos jugadores se mostraron nerviosos y el tiempo les jugó una mala pasada.
El único gol del partido fue convertido por el defensor de Wilstermann, Alejandro Melean quien intenta despejar la pelota con tan mala suerte que la envía su arco, el jugador no daba cuenta de lo que había pasado y no pudo recuperarse en todo el cotejo, aún más cuando el elenco uruguayo no pudo batir el arco del plantel boliviano.


A partir del minuto 50 el plantel de Peñarol jugó con un hombre menos, fue expulsado Rodrigo Abascal, que le hiso un flaco favor a su plantel, pero la determinación del árbitro venezolano Jorge Argote ya estaba tomada y el futbolista dejó el campo de juego en medio de la protesta y la rabia contenida.
El rojo cochabambino mostró un juego ordenado pero no fue suficiente, no supo aprovechar la diferencia numérica que había en el campo de juego del estadio de Montevideo donde hubo una buena cantidad de público que no le quitó el respaldo, pero también presionó a la hora del ataque ya que no pudo cambiar los ataques por goles.