La ya delicada relación entre Liga de la Serie A y la Asociación de futbolistas italiana (AIC) se convirtió en una guerra abierta después de que el organismo que gestiona el torneo propusiera reducir entre un tercio y un sexto los sueldos de los jugadores para contener la crisis generada por el coronavirus.

La mayoría de los jugadores no acepta la reducción de sueldos


La suspensión de la Serie A, cuyo último partido se disputó hace un mes, ya ha causado cerca de 150 millones de euros de daños a los clubes y se estima que un abandono definitivo de la temporada provocaría hasta mil millones de pérdidas.
Lo tiene claro la Liga de la Serie A, que convocó en su última asamblea a los presidentes de los veinte clubes que la integran y aprobó de forma unánime un plan para reducir los salarios de los futbolistas, que suponen cada año cerca de 1.500 millones de euros en sus cajas.
«Las pérdidas se deberán contener con una reducción de los gastos, cuyo principal peso para los clubes está representado por los salarios de los jugadores. La Liga de la Serie A aprobó de forma unánime, excepto el Juventus que ya alcanzó un acuerdo con sus jugadores, una línea común para contener el impacto de los sueldos de jugadores, técnicos y directivos», informó la Liga de la Serie A.

Juventus llegó a un buen acuerdo con sus jugadores


«Está prevista una reducción de un tercio del sueldo total anual bruto, o sea cuatro meses, en el caso en el que no se pueda reanudar la actividad deportiva, y una reducción de un sexto del sueldo total anual si se podrán disputar en los próximos meses los partidos que quedan del curso 2019-2020. Los clubes definirán directamente los acuerdos con sus jugadores», prosigue.
Dicho comunicado fue recibido con profundo malestar por la Asociación de Futbolistas italianos, que considera que la Liga de la Serie A quiere endosar únicamente a los jugadores las consecuencias de la pandemia.

Mientras tanto el fútbol italiano está paralizado por el Covid-19