El exfutbolista brasileño Ronaldo de Assis Moreira y su hermano, Roberto, ingresaron en un hotel de Asunción donde cumplirán arresto domiciliario, tras dejar la sede policial donde pasaron un mes en prisión preventiva por entrar al país con pasaportes paraguayos falsos.

El arresto domiciliario fue resuelto unas horas antes por un juez de garantías en una audiencia de revisión de medidas y después de depositar en el estatal Banco Nacional de Fomento la suma de 1,6 millones de dólares como fianza de los dos hermanos.

Dos patrulleras policiales condujeron a Ronaldinho Gaúcho y Roberto, a su vez el encargado de sus negocios, al Hotel Palmaroga, en la popular calle Palma, de cuatro estrellas y media y propiedad del grupo español Barcelona,

Allí esperaban al antiguo jugador del Barcelona un grupo de periodistas, la única presencia en el lugar por las restricciones a la circulación de personas que rige en Paraguay como prevención al Covid-14.

Ya en el interior, los dos hermanos se limpiaron las manos y cumplieron con el protocolo establecido debido a la pandemia del coronavirus.

Minutos antes habían salido de la Agrupación Especializada, a unas siete cuadras del hotel y dependencia de la Policía Nacional que funciona también como cárcel.

El exjugador y su hermano disponen de una habitación cada uno en ese hotel, donde estarán sometidos a una custodia policial y con la prohibición de salir de Paraguay.

La imputación que pesa sobre los dos hermanos es de uso de documentos públicos de contenido falso, con una expectativa de pena de hasta cinco años de cárcel.