Un hecho que no pasó desapercibido en la última reunión de los representantes de los clubes de la División Profesional del fútbol boliviano, fue la presencia del exdirigente Carlos Estrada en representación del cuadro orureño junto al actual presidente Huascar Antezana, hecho que se confirmó a través de la nota de la Resolución enviada por la FBF donde esta los nombres de ambos personajes.

Carlos Estrada fue parte del directorio de Wilson Martínez


Desde que Carlos Estrada dejó la dirigencia del cuadro “santo” en manos de la nueva dirigencia que ganó las elecciones en diciembre del año pasado, algunos hinchas señalaron que el exdirigente pueda apoyar con su amplio conocimiento a los nuevos responsables de la institución, pero dicha propuesta fue rechazada enfáticamente por Estrada indicando que él necesitaba un descanso para dedicarse a temas personales y de salud, de parte de los dirigentes también señalaron que no solicitarían ninguna ayuda de quienes en su momento estuvieron allegados a la dirigencia de Wilson Martínez, aspecto que al final no fue así.
Por estos antecedentes, llamó mucho la atención que en la última reunión de los representantes de los clubes del profesionalismo boliviano se haya tenido la presencia de Estrada hablando a nombre del club orureño, aspecto que a más de uno cayó mal tomando en cuenta lo que señaló la actual dirigencia en torno a quienes los precedieron.
La dirigencia del club no se refirió hasta el momento de este aspecto, simplemente salió un comunicado publicado por el asesor legal Víctor Hugo Pérez rechazando enfáticamente la presencia de Estrada en representación del cuadro orureño, arguyendo que simplemente fue un error que se enmendará.

Mientras tanto los jugadores continúan impagos


Sin duda que este tema hecha más incertidumbre de cómo se realiza el manejo en la dirigencia del cuadro “santo” y si existen nexos con la dirigencia del expresidente Wilson Martínez la cual fue duramente cuestionada por socios e hinchas sindicándolo como causante de la actual crisis del club, situación que de momento no es aclarada por la actual dirigencia que solo se escuda en el silencio.