La incorporación de un departamento administrativo para el control de la nueva infraestructura, además de otros aditamentos, son algunos aspectos que faltan para que la nueva piscina olímpica de la zona Norte de la ciudad de Oruro funcione con normalidad, situación que se quedó en pausa debido a la actual crisis sanitaria que se vive en el país y todo el mundo a causa del coronavirus.

El escenario deportivo esta listo para su uso


El pasado martes 18 de febrero se cumplió con la inauguración provisional de la moderna piscina olímpica de Oruro, misma que tuvo una inversión aproximada de 43 millones de bolivianos, infraestructura que consta de dos piscinas, una con medidas oficiales para eventos deportivos de gran nivel, además de otros ambientes como saunas y duchas destinados para que la población pueda hacer uso de ellos como una forma de solventar los gastos de mantenimiento.
Desde esta fecha el escenario deportivo no ingresó en funcionamiento ya que se tenían que realizar algunos implementos tanto en personal como en equipamiento para una atención optima de las personas que gustan de la natación en Oruro. A esto se sumó otros eventos como los carnavales que impidieron cumplir con la apertura del local, además de la actual cuarentena que se vive a nivel nacional e internacional.

La piscina reune las condiciones para competencias nacio ales e internacionales


Por una parte, esta situación fue favorable para las autoridades en sentido de que en estos momentos se hubiesen visto en un gran predicamento ya que por la actual cuarentena el escenario está cerrado, caso contrario se hubiesen tenido dificultades con la captación de recursos para el mantenimiento mensual que asciende a 80 mil bolivianos por mes, recursos que deben ser generados por la moderna infraestructura como se lo mencionó en el acto de inauguración provisional por parte de las autoridades.