Comenzadas las negociaciones entre dirigentes y jugadores del fútbol boliviano sobre la propuesta de rebaja salarial, uno de los escollos más importantes es el caso de San José donde algunos de sus futbolistas no perciben salarios desde la gestión pasada, esto motivo a que el primer plantel rechace de forma rotunda la posibilidad de que haya una rebaja salarial por los meses de marzo, abril y mayo.


Uno de los representantes del primer plantel, Mario Ovando, señaló que como jugadores tuvieron mucha paciencia con la dirigencia y el club para el pago de sus salarios e incluso aceptando una rebaja de sueldos a principios de gestión en relación a lo que percibían en el 2019.
Ovando recalco que a pesar de ello la dirigencia incumplió en sus promesas y actualmente se tienen deudas que sobrepasan los siete meses en 11 jugadores que se quedaron de la temporada pasada, además de las deudas acumuladas de este año donde la presidencia del “santo” solo cancelo un porcentaje por 15 días del mes de enero.
El primer plantel sostenía un paro desde inicios de marzo antes de ingresar en el periodo de cuarentena, precisamente por la falta de pago de sueldos, aspecto que no pudo subsanarse y ahora varios miembros del plantel están en “apuros” por la falta de recursos económicos, por todo lo expuestos el primer plantel no acepta que haya una rebaja salarial tal como lo propone la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) de un 50 por ciento para marzo y 75% por ciento para abril y mayo.


A esto se suma el pedido de los futbolistas para que la dirigencia, o en todo caso, los socios puedan abrir los caminos para que un grupo inversor pueda hacerse cargo del club y así subsanar los problemas económicos del plantel orureño que se van sumando día tras día.
Uno de los futbolistas que hablo de este tema fue Marcelo Gomes quien señaló que los jugadores viven un momento de incertidumbre ya que la dirigencia no se comunica con ello y que, si hay propuestas de gerenciamiento, el mejor camino para sacar de la crisis al “santo” es analizar estas posibilidades y encaminarlas de la mejor forma.


De momento existen dos propuestas para que inversores se pongan al frente del cuadro de la “V” azul, una esta encabezada por el empresario Silvio Fontana quien propone un gerenciamiento del club por el lapso de 10 a 12 años para una solución total del tema económico. La otra propuesta es del grupo E.B. Football Agency la cual quiere un gerenciamiento por el lapso de 8 años, aunque se conoce poco acerca de quienes manejan esta entidad.