Campeonatos oficiales de diferentes asociaciones y organizaciones deportivas y algunos eventos recreativos corren el riesgo de no desarrollarse este año, esto por dos factores importantes, por un lado, el tema de preservar la salud de los atletas ante la actual pandemia que no da tregua y también el aspecto de tiempos y plazos para cumplir con estos certámenes que comúnmente se desarrollaban cada año.

Aún no se tiene una fecha definida para el retorno de la práctica del deporte en el país

A cuatro meses de la aparición de los primeros dos casos de Covid-19 en Bolivia, uno en Oruro y otro en Santa Cruz, la pandemia obligó a que diferentes actividades deportivas que comenzaban, o recién iban a iniciarse, quedasen suspendidas sin fecha prevista.

Una de las primeras asociaciones en anunciar este hecho fue la del fútbol de salón controlado por la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), entidad que también ha suspendido algunos otros campeonatos en el fútbol playa y el fútbol femenino.

El voleibol de igual forma a nivel nacional ya suspendió diferentes torneos dejando pendiente los eventos a nivel de la Liga Superior del Voleibol Boliviano.

El baloncesto y el fútbol en Oruro aguardan lo que dictaminen sus autoridades federativas en torno a retomar sus certámenes, aunque ya se anticipó que esto será en las categorías juveniles y mayores, las divisiones infantiles apuntan a una pausa obligada hasta fin de temporada.

A eso se suman otras entidades como Adepro, la Agremiación de Exfutbolistas, la Liga Provincial de Básquetbol, el deporte integrado, entre otras, que comenzaron sus campeonatos antes de la cuarentena y que por la emergencia sanitaria suspendieron los mismos.