Dirigentes de los clubes de la División Profesional, piden a las autoridades gubernamentales una fecha tentativa para el regreso a los entrenamientos y a la competencia, de esta manera comenzar con una planificación para aplicar los protocolos de bioseguridad.


«En este momento es cuando se debe aplicar los protocolos», dijo Adrián Monje, director de Competiciones de la FBF, quien espera el pronunciamiento del Gobierno para definir los caminos que puede tomar la División Profesional respecto a la reanudación del certamen en septiembre, octubre o noviembre.
La dirigencia de los clubes y de la FBF están conscientes que el pico de contagios llegará al país en agosto, pero Wilstermann y Bolívar deben reanudar sus partidos de la Copa Libertadores el 15 y 16 de septiembre por lo que requieren de al menos un mes para el entrenamiento grupal. De la misma forma, los demás clubes bolivianos necesitan trabajar.
Monje mencionó que con la aprobación de la realización de los entrenamientos hay una mayor posibilidad para que el torneo Apertura se reanude. La presión crece en los “aviadores” y “académicos”, porque sus rivales internacionales están con una ventaja de un mes de entrenamiento y en plena competencia.