Existen varios factores para que cada día los fanáticos del baloncesto a nivel nacional pierdan las esperanzas de ver nuevamente en acción al “deporte del Night Smith” y desarrollarse en su plenitud a nivel nacional con un certamen que en los últimos años se abrió paso para constituirse en uno de los eventos con más seguidores en Bolivia, la Libobásquet desde el 2014 es la categoría mayor del baloncesto boliviano.

Entre algunos aspectos que están pendientes esta la resolución del torneo 2019 en varones, donde aún no se definió que equipo descenderá de categoría esto porque existe una impugnación de por medio.

A eso se suma que otro de los torneos afectados por la pandemia, en este caso la Liga Superior del Baloncesto Boliviano (LSBB) del cual surgen los equipos que aspiran a llegar a la “Libo”. También cabe recordar que en este año se proponía un cambio sustancial en el torneo mayor ya que los dirigentes de los equipos organizados a través de la Liga Nacional exigían hacerse cargo de la Libobásquet, algo que aún no fue resuelto por la federación boliviana de este deporte.

Carl A-Z es el vigente campeón de la Libobásquet femenina

Con todo ese preámbulo y los parangones propios de la organización de la competencia en sí, sumando que solo restan cinco meses para que concluya el año, todo parece indicar que este año la emoción de la “Libo” no estará presente en los coliseos del país o al menos uno de los dos eventos, el de varones o de mujeres.