Gareth Bale aún no ha escrito su epílogo en el Real Madrid. Ha tenido un pie fuera del “Bernabéu” en varios momentos, su protagonismo en el equipo mengua cada temporada y no ha jugado ni un solo minuto de los siete últimos partidos de Liga. No marca un gol desde hace casi 11 meses (el doblete que hizo el pasado 1 de septiembre en Villarreal en la tercera jornada de Liga), pero ahora llega el gran escenario de la Champions con un formato que magnifica su repercusión. El momento para brillar de nuevo.

Gareth Bale se ilusiona con volver a la titularidad en el Real Madrid

La situación actual de Bale guarda paralelismos con la de hace dos años, cuando culminó la temporada con el doblete en la final de Kiev contra el Liverpool, chilena incluida. Su presencia en aquella Champions fue intermitente. Su indiferencia en el banquillo en la ida de cuartos contra la Juventus y la falta de actitud en la primera parte de la vuelta en el “Bernabéu” le dejaron señalado. Y condenado al banquillo en los tres partidos siguientes.

Pero en Kiev, cuando todos los focos apuntaban hacia el Olímpico de la capital ucraniana, emergió el Bale más brillante. Se levantó del banquillo y luego se elevó del suelo para rivalizar con Cristiano por la foto icónica de la Decimotercera. Ya había marcado en Lisboa el gol que ponía en ventaja al Madrid en la prórroga forzada por el cabezazo de Ramos.

Ahora es lo que quiere repetir Bale, en los partidos que el Real Madrid afrontará por la Liga de Campeones.

Gareth Bale estuvo relegado en la banca de suplentes del Real Madrid