Lastimosamente día que pasa, los problemas en San José van en aumento como una bola de nieve que va a la deriva, ahora se presenta el tema de la licencia de clubes que debe ser renovada cada año, ya que si no se la obtiene la institución podría sufrir el veto de participación en torneos nacionales e internacionales o en el peor de los casos descender de categoría significando eso la desaparición del cuadro orureño.

Las obligaciones se van sumando día tras día y no llegan las soluciones

A mediados de gestión de cada año, los clubes profesionales deben abocarse a la renovación de sus licencias de funcionamiento, en Sudamérica la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) es la que se encarga de instruir a las federaciones a que se haga patente este requisito bajo duras sanciones en caso de incumplimiento.

Este tramité anualmente se lo cumple a partir de finales de agosto hasta mediados de septiembre, donde los clubes deben completar toda la información requerida en diferentes criterios de administración.

San José necesita tener en orden su licencia sino quiere quedarse fuera de los campeonatos

Entre algunas exigencias principales están la presentación de documentación de los estados financieros auditados de las dos últimas gestiones además del presupuesto que se pretende invertir en el próximo año, vale decir el 2021. Cabe recordar que San José ya tuvo complicaciones en el 2019 para cumplir este requisito precisamente por la crisis que se tenía en el último trimestre.

Otro de los tropiezos que tuvo el “santo” en el pasado en la realización de este trámite fue que no cuenta con una división femenina, algo que se subsanó con algunas maniobras de convenios con clubes consolidados (Independiente de Challapata y Sajama FC).

Un equipo femenino está entre los requisitos para obtener la licencia de funcionamiento