El burofax de Messi anunciando al Barcelona que quiere irse del club blaugrana cuanto antes no sólo ha pillado desprevenido al Barcelona. Los equipos que potencialmente podrían asumir la operación también encajaron la noticia con sorpresa porque no esperaban esta reacción del 10 del Barça. Ante un escenario imprevisto las piezas comienzan a moverse y ayer el director deportivo del París Saint-Germain, Leonardo de Araújo se puso en contacto con el entorno más directo del jugador para conocer de primera mano cuál es la situación.

Leonardo de Araújo director deportivo del PSG

Leonardo contactó para tener una base sobre la que trabajar ante un escenario inesperado. Quería saber la realidad de la situación legal del jugador respecto a la cláusula que le vinculaba al Barcelona, cuántos años de contrato querría, a qué precio y trasladar esta información a los responsables de las finanzas del equipo francés.

Se trata, en fin de una primera toma de contacto que posteriormente tuvo otra llamada para aclarar algunas dudas y Leonardo quiso dejar muy claro que no podía prometerle nada, porque hay muchos factores a considerar en esta gigantesca operación. Factores que van más allá de los deportivos y que afectan al fair play financiero, a la masa salarial del club y a una serie de contratos colaterales que afectan a un escenario que ni el PSG ni el City tenían previstas.

La ofensiva con la que empiezan a soñar los seguidores del PASG

El equipo parisino es consciente también de que el City le lleva ventaja en este aspecto aunque también están en Manchester en una situación parecida. Es decir, recomponiendo presupuestos para tratar de aprovechar una oportunidad de mercado que ni se planteaban hace una semana.

Ante este escenario, el Inter, otro de los posibles candidatos a la puja, ya casi da por perdido el partido porque ven que no pueden competir ante estos dos adversarios.

PSG, Manchester United y Manchester City, una de las tres casacas que vestiría Messi